Herramientas para control de palo negro

El palo negro (también llamado baya acuosa, desecamiento de raquis, anillado del pedicelo) es un desorden fisiológico que aflige la uva de mesa y de vino. En parrones afectados las pérdidas de producción pueden alcanzar hasta el 40% de los racimos, que además tienen mayor probabilidad de presentar pudrición y partidura.
Entre las variedades de uva mesa más susceptibles figuran Thompson Seedless, Flame Seedless, Emperor, Queen, Ribier y Fiesta.

Los síntomas generalmente aparecen a inicios de maduración (pasada pinta), como pequeños puntos negros (1-2 mm) levemente hundidos, secos y bien delimitados en los pedicelos, que se van expandiendo hasta producir una necrosis parcial o total del raquis, pedúnculos y pedicelos, dependiendo de la severidad; mientras las bayas van adquiriendo una característica acuosa, blanda y agria, y a medida que avanza la temporada, se deshidratan.

El nivel de incidencia de esta fisiopatía está relacionado con:

  • plantas vigorosas y sombrías
  • fertilización nitrogenada excesiva
  • desequilibrios entre cationes (K, Ca, Mg)
  • portainjertos que inducen alto vigor
  • condiciones climáticas que induzcan una alta tasa transpiratoria
  • déficit y exceso de riego
  • carga excesiva

Para ayudar a controlar los excesos vegetativos Greenhas Group recomienda aplicar por vía foliar Molystar a dosis de 250 ml/ha en prefloración, post cuaja e inicio de ablande, dependiendo de la manifestación del vigor.
Mientras, para equilibrar la relación entre cationes se aconseja pulverizar Foliacon 22 a dosis de 3 – 4 L/ha a partir de bayas de 3 mm, repitiendo 3 – 4 veces cada 10 días.

Suscríbete al boletín